Universidad de Navarra

«La Universidad de Navarra surgió en 1952 –después de rezar durante años: siento alegría al decirlo– con la ilusión de dar vida a una institución universitaria, en la que cuajaran los ideales culturales y apostólicos de un grupo de profesores que sentían con hondura el quehacer docente». Son palabras de san Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador de este centro universitario con sede en Pamplona (España).
Al recibir el título de hijo adoptivo de la ciudad, como homenaje por la fundación de la Universidad de Navarra, él mismo describía los ideales que quería que allí se transmitiesen: «Queremos que aquí se formen hombres doctos, con sentido cristiano de la vida; queremos que en este ambiente, propicio para la reflexión serena, se cultive la ciencia enraizada en los más sólidos principios y que su luz se proyecte por todos los caminos del saber».
El proyecto había comenzado a hacerse realidad el 17 de octubre de 1952, cuando el entonces Estudio General de Navarra había iniciado su actividad académica con ocho profesores que impartían clases de Derecho a 42 alumnos. Ese embrión, que adquirió el rango de universidad en 1960, ha ido creciendo después hasta nuestros días… y sigue haciéndolo.
Entre las cifras que cabe subrayar de este medio siglo figuran las más de 4.600 tesis doctorales presentadas y los más de 55.000 graduados, que ahora trabajan en 103 países.
Del desarrollo del campus de Pamplona también merece destacarse la puesta en marcha de la Facultad de Medicina (1954) y la Clínica Universitaria (1961). Este centro sanitario acaba de realizar su trasplante de corazón número 200. Están en marcha las obras de construcción del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA), en el que investigadores de la Universidad de Navarra trabajarán en cuatro áreas en busca de remedios para las enfermedades que causan el 90% de las muertes en el mundo occidental. Los campos de investigación son cáncer, enfermedades cardiovasculares, terapia génica y neurociencias (alzhéimer, párkinson, trastornos psíquicos, etc.).
Entre los centros de la Universidad de Navarra con especial proyección internacional, cabe citar el IESE (Instituto de Estudios Superiores de la Empresa), una escuela de negocios que inició su andadura en 1958 y que actualmente tiene sedes en Madrid y en Barcelona.
Un cuarto campus de la Universidad de Navarra se encuentra en San Sebastián, donde pueden cursarse los estudios de la Escuela Superior de Ingeniería y el Instituto Superior de Secretariado y Administración.
San Josemaría recordaba que la universidad debe perseguir sobre todo «la realidad del trabajo bien hecho, la preparación científica adecuada durante los años universitarios. Con esta base, hay miles de lugares en el mundo que necesitan brazos, que esperan una tarea personal, dura y sacrificada. La Universidad no debe formar hombres que luego consuman egoístamente los beneficios alcanzados con sus estudios, debe prepararles para una tarea de generosa ayuda al prójimo, de fraternidad cristiana».
Con el paso de los años, otras universidades promovidas por fieles de la prelatura del Opus Dei junto con otras personas han surgido en distintos países: Argentina, Colombia, Chile, Filipinas, Italia, México, Perú, Venezuela, Uruguay, etc.
Aspectos particularesEntre las características más particulares de la Universidad de Navarra cabe destacar el esfuerzo por ofrecer una formación personalizada. Hay un profesor por cada seis estudiantes (2.421 profesores y 579 ayudantes para 12.025 alumnos de pregrado). Otro aspecto destacable es la variedad de procedencia geográfica de los alumnos: el 65% de los estudiantes proceden de regiones españolas o bien de otros países.
Una de las principales preocupaciones del centro académico es la inserción laboral de los estudiantes al terminar la carrera. Especialmente centradas en este objetivo trabajan la Oficina de Salidas Profesionales y la Fundación Empresa-Universidad de Navarra. En el curso 2001-2002 se gestionaron 2.365 ofertas de trabajo y se graduaron 2.334 alumnos.
Desde 1990, más de 3.000 voluntarios –muchos de ellos estudiantes– han formado parte de “Universitarios por la ayuda social”, una iniciativa promovida por alumnos y alentada desde el Rectorado. Se dedican a actividades tan variadas como, por ejemplo, visitas a la cárcel de Pamplona o la llamada ‘Campaña del kilo’ de Navidad. En los últimos años han recogido unas 11 toneladas de comida para repartir entre personas con pocos recursos. Pero la ayuda social no se limita al entorno de la ciudad, sino que adquiere dimensión internacional: Perú, Kenia, Guatemala e India son algunos de los países en los que los universitarios han desarrollado actividades de solidaridad.
En la orientación de la vida universitaria de los cuatro campus de la Universidad de Navarra subyace el espíritu del Opus Dei y la figura de san Josemaría. El rector, José Mª Bastero, glosa la idea que el fundador tenía del alma mater: «Hay un paralelismo entre su mensaje de la santificación de la vida ordinaria y su visión de la Universidad. Lejos de cualquier elitismo cerrado, que es una tentación permanente en el mundo universitario, Josemaría Escrivá de Balaguer propone un Universidad integrada en la sociedad, que comparte sus problemas y sus retos, afrontándolos con la profundidad científica que le es propia, y formando ciudadanos –son sus palabras– dispuestos a construir una sociedad más justa».
Más información: www.unav.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: