Vocación de D. José María Somoano

Aniv 2/1/ 1932

Nuestro Padre explica la Obra a D. José María Somoano, sacerdote amigo suyo que conoce desde hace tiempo, y éste pide ser admitido. Nuestro Padre escribe en sus Apuntes Intimos: ‘No fue inútil la oración y expiación; ya pertenece este amigo a la Obra’.

Don José María había sido ordenado sacerdote en 1927 y en 1931 desempeñaba el cargo de capellán del Hospital del Rey (también llamado Hospital Nacional de Enfermedades Infecciosas).

Nuestro Padre se da cuenta, con el correr de los meses, lo identificado que llega a estar don José María con el espíritu del Opus Dei y con toda la labor apostólica. Escribe en sus Apuntes Intimos: ‘Con José María Somoano hemos conseguido, como se dice por ahí, un enchufe magnífico, porque sabe nuestro hermano, admirablemente, encauzar el sufrimiento de los enfermos de su hospital, para que el Corazón de nuestro Jesús acelere la hora de su Obra, movido por tan hermosa expiación’.
Nuestro Padre planea apoyarse en él para el crecimiento de la labor y para la formación de las nuevas vocaciones.

Murió el 16-VII-1932, probablemente envenenado, por el ambiente anticlerical de la época. Nuestro Padre estaba convencido que había muerto en olor de santidad y, además, mártir.

Fue el primer sacerdote que entendió y se identificó con el espíritu de la Obra. A través de D. José María, nuestro Padre conoció a María Ignacia García Escobar, quien fuera la primera vocación de expiación que llegó a la Obra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: